Inicio » Novedades » Noticias » Derribando falsos mitos sobre el pan

Derribando falsos mitos sobre el pan

En la década de los años 60, cada español consumía 134 kg. de pan al año. Hoy en día, esta cantidad ha descendido hasta los 53 kg. Aquí derribamos los falsos mitos sobre el pan.

En la década de los años 60, cada español consumía 134 kg. de pan al año. Hoy en día, esta cantidad ha descendido hasta los 53 kg. Además, el consumo de pan en nuestro país se encuentra por debajo de otros países europeos, como Alemania, Italia, Francia, Reino Unido, Portugal, Grecia e Irlanda. Sin embargo, el pan es un alimento esencial en la alimentación, que además de darnos la energía necesaria por su composición rica en hidratos de carbono, aporta nutrientes, vitaminas, minerales y fibra. ¿Por qué entonces este brusco descenso en su consumo? La respuesta está en los falsos mitos que han surgido en torno a este alimento y que han llevado a la población a disminuir su consumo, e incluso a ser eliminado de la dieta por los propios médicos.


Desde la Campaña Pan Cada Día se desmienten las falsas impresiones que se tienen de un alimento que, a pesar de su mala fama actual, ha formado parte de la dieta del hombre a lo largo de toda su historia.


Comer pastas, arroz o pan engorda

Esta es una de las percepciones equivocadas más extendidas. Ningún alimento tiene la capacidad de engordar: pueden aportar más o menos calorías a nuestro organismo. El pan ayuda a que nuestra dieta sea correcta y equilibrada. Es un alimento sin apenas grasa y no está justificada su fama negativa en el control del peso.


La miga es la que engorda

Otra falsa creencia es que la miga aporta más calorías que la corteza. Ambas partes son el mismo producto, su única diferencia es que la corteza, con el horneado, se deshidrata, y por eso mantiene un aspecto menos esponjoso que la miga, que conserva el agua.


El pan tostado es mejor para hacer dietas hipocalóricas

La misma rebanada de pan, tostada o sin tostar, tiene las mismas calorías. En cuanto a los biscotes, la mayoría tiene otros ingredientes como grasas o azúcares, que no tiene el pan normal, por lo que se puede decir que a igual cantidad de peso, el pan normal aporta menos calorías. Los dos únicos beneficios que tiene el pan tostado frente al tierno es que pueda
conservarse en óptimas condiciones durante más tiempo y que puede resultar más digestivo.


El pan integral tiene muy pocas calorías

Tanto el pan integral como el pan blanco aportan las mismas calorías. La ventaja del integral es su alto contenido en fibra insoluble, una molécula que no posee efectos metabólicos ni saciantes, sino que regula el tránsito intestinal.


El pan es un alimento que carece de importancia y del que se puede prescindir

El pan es una importante fuente de hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales, por lo que eliminarlo de las comidas puede provocar un desequilibrio en nuestra dieta. Los expertos recomiendan tomar entre 220 y 250 gramos al día, repartidos en las diferentes comidas y no renunciar a al menos 100 gramos en las dietas de adelgazamiento.


Los bocadillos, ni probarlos…

El bocadillo es un alimento nutritivo, barato, fácil de preparar y que ofrece una gran variedad. Conviene recordar que lo que engorda no es el pan, sino los ingredientes que le ponemos dentro, por lo que podemos elaborar bocadillos muy nutritivos y saludables.


El pan precocido es de peor calidad que el tradicional

El pan precocido tiene los mismos ingredientes que el pan tradicional así como los mismos aditivos y en las mismas proporciones. Se elabora siguiendo las técnicas tradicionales de producción, pero antes de finalizar su cocción se saca del horno, se enfría rápidamente y se ultra congela. Con ello no se produce adición o supresión alguna de ingredientes.

Para más información sobre las calidades del pan y la campaña de pan cada día, haz clic aquí.

 

Cualquier duda o pregunta, pongase en contacto con nosotros.

 

archivado en:

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación